Quieres una web, pero… ¿sabes lo que necesitas?

La experiencia nos demuestra que cuando necesitamos crear una nueva web o renovar una ya existente, en ocasiones nos guiamos por directrices que poco nos ayudarán a conseguir los resultados deseados una vez que el proyecto esté online.

Una vez que has decidido que necesitas crear una web, existen unas cuestiones básicas que debes hacerte antes de lanzarte al vacío sin saber cómo vas a aterrizar:

1. El objetivo de tu web

Este es uno de los aspectos más importantes y que muchas veces obviamos: ¿Qué objetivo persigue mi web? ¿Qué quiero conseguir a través de ella?

Estos objetivos pueden ser muy variados: una web corporativa que hable de mi empresa; una tienda online; un catálogo de productos o servicios; una web donde publicar contenidos o noticias; una web para potenciar las redes sociales; una web diseñada para que me encuentren; un portolio, una web pesonal, etc.

El objetivo de tu web es lo primero que debes averiguar, ya que todo el desarrollo dependerá de lo que pretendas conseguir con ella.

 

2. El target de tu web

Conocer el público objetivo de tu web ayudará enormemente a optimizar el enfoque de la misma. Por ejemplo, no es lo mismo dirigirte a adolescentes, que a empresas de distribución.

MadMediaPost-Cuestiones-web01

 

3. El mantenimiento de tu web

¿Quién va a encargarse de actualizar tu web o tus redes sociales? En ocasiones, la euforia al lanzar un nuevo proyecto nos lleva a incluir todo tipo de funcionalidades en nuestra estrategia online: un blog, un apartado de noticias, una newsletter, enlaces a todas las redes sociales…

Debes ser realista y valorar qué cosas incluir, ya que de nada sirve contar con un blog desactualizado o enlaces a redes sociales que no están en funcionamiento. De este modo, lejos de conseguir mejorar tu imagen o posicionamiento, lograrás el efecto contrario.

Antes de decidirte debes asegurarte de si tendrás el tiempo, la persona o los recursos necesarios para contratar una empresa que pueda llevar a cabo todas estas tareas. Si no puedes abarcarlo todo, selecciona los aspectos más importantes y centra tus esfuerzos en ellos.

 

4. Registro de Dominios y Hosting

MadMediaPost-Cuestiones-web01-ok

Asegúrate que el dominio de tu empresa está registrado a tu nombre. Aunque lo hagas a través de una empresa, solicita siempre que el registro esté a tu nombre. Parece algo básico, pero muchas empresas no lo hacen así, lo que puede ocasionar problemas al cliente, especialmente cuando trata de cambiar de proveedor de servicios.

Del mismo modo, cuando contrates un alojamiento para tu web asegúrate de que dispones de total acceso al servidor o a tus cuentas de correo.

Nunca utilices dominios gratuitos tipo «www.dominiogratis.nombredetuempresa.com», pues denotan poca profesionalidad. Tampoco recomendamos los alojamientos gratuitos, suelen tener peores características y la gratuidad la pagarás por otra parte (velocidad pésima, publicidad en tu web, espacio limitado, etc.)

 

5. La propiedad de tu web

Tu web debe ser tuya y de nadie más. Una vez terminado el trabajo de diseño, maquetación y programación estás en tu libre derecho de solicitar los archivos de la misma y mantenerlos en tu poder para proceder con ellos como desees.

Existen soluciones online que se muestran como gratuitas, pero finalmente destinas tu tiempo y tus recursos a crear tu propia web en lugar de dedicarlo al crecimiento de tu empresa. Una vez finalizada la misma, debes abonar una cantidad mensual «de por vida» si quieres que tu web siga online.

 

Una vez superados estos 5 puntos básicos, intenta no caer en los típicos errores web y ten en cuenta las tendencias para crear un diseño atractivo y acorde a tus necesidades.

 

Nuestra recomendación es que confíes siempre en profesionales a la hora de crear tu estrategia online. Y no dudes en consultarnos cualquier cuestión, por básica que te parezca, estamos aquí para ayudarte 🙂

No Comments

Post a Comment